Señales De Que Podrías Tener Daño Nervioso

Hay decenas de miles de nervios en tu cuerpo. Juegan un papel muy importante, sirviendo como sistema de cableado del cuerpo. Su tarea principal es llevar mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Mientras que algunos nervios son responsables de llevar mensajes del cerebro a los músculos para hacer que el cuerpo se mueva, hay otros nervios que envían mensajes sobre el dolor, la presión o la temperatura del cuerpo al cerebro. Para ayudar a llevar los mensajes correctamente, cada nervio tiene pequeñas fibras agrupadas en su interior, cubiertas por una capa externa que las aísla y las protege.

Sin embargo, a veces, los nervios se dañan y podrias tener daño nervioso. Se estima que unos 20 millones solo de estadounidenses padecen daño en los nervios periféricos, también conocido como neuropatía. Hay muchas causas posibles de tener tener daño nervioso. Puede deberse a demasiada presión sobre un nervio en particular, causada por un estiramiento o un corte.

Otras causas y factores que contribuyen incluyen la diabetes, movimiento repetitivo, enfermedad de Lyme, tabaquismo excesivo, consumo excesivo de alcohol, envejecimiento, deficiencias vitamínicas, exposición a toxinas, infecciones y trastornos autoinmunes como hepatitis C, difteria, VIH, virus de Epstein-Barr, artritis reumatoide y Síndorme de Guillain-Barré.

Independientemente de la razón detrás de tener daño nervioso, los signos y síntomas generalmente se desarrollan lentamente. Pero tarde o temprano, experimentará ciertos síntomas que dan una clara indicación de que puede estar sufriendo daño nervioso. Si notas tales signos o síntomas, consulte a tu médico de inmediato.

Aquí hay algunos signos clave de que podrías tener daño nervioso

1. Entumecimiento.

Cuando se trata del daño del nervio sensorial, los primeros signos que puedes desarrollar son sensaciones de entumecimiento y hormigueo, especialmente en las manos, los dedos, las piernas y los pies.

Los nervios sensoriales son responsables de transmitir sensaciones. Cuando estos nervios se lastiman o se dañan, puedes experimentar algunas sensaciones de hormigueo en las manos o los pies que eventualmente pueden causar entumecimiento. Si no se trata, el entumecimiento podría extenderse a otras áreas del cuerpo.

El problema puede volverse severo y, en última instancia, interferir con tu rutina diaria o tu sueño. Algunas otras razones detrás del entumecimiento en las manos y las piernas son la presión constante en las manos o los pies, la exposición al frío, la compresión nerviosa temporal, un estilo de vida sedentario y una deficiencia nutricional de vitamina B12 o magnesio.

2. Dolor.

Otro signo común de tener daño nervioso es el dolor agudo, punzante o ardiente. Este tipo de dolor generalmente se desarrolla en las manos o los pies y se siente diferente a otros tipos de dolor.

Sientes el dolor debido a una lesión en los nervios sensoriales que llevan sensaciones al cerebro. Cuando los nervios están dañados, la transmisión de señales sensoriales entre el cerebro y la piel no está a la altura, lo que produce un dolor moderado a intenso en las áreas afectadas.

El área del dolor puede estar diseminada (difusa) o limitada a un solo nervio o varios nervios. Además, este tipo de dolor a menudo empeora por la noche. Un estudio informa que la calidad del dolor neuropático reaviva la experiencia psicofísica de la microestimulación intraneural de los nervios periféricos, es decir, una combinación de sensación de fibras grandes y pequeñas temporalmente distorsionada en comparación con la percepción fisiológica provocada por estímulos naturales.

Además del daño a los nervios, puedes desarrollar dolor nervioso debido a la diabetes, la deficiencia de vitamina B12 o una lesión en el cerebro o la médula espinal.

3. Debilidad muscular.

Hay algunos nervios que te dan la capacidad de moverte. Cualquier tipo de lesión a los nervios que llevan señales motoras causará cierta cantidad de debilidad muscular así como también pérdida de control muscular.

En primer lugar, el daño interrumpirá las señales que transmitirían a través de los nervios entre el cerebro y el grupo muscular particular. Esto puede causar dificultad para caminar o problemas con las habilidades motoras finas necesarias para levantar algo o agarrar algo con fuerza.

En segundo lugar, cuando el grupo muscular afectado se utiliza menos debido al daño a los nervios, los músculos se debilitarán con el tiempo. Esto finalmente causa más dificultad para realizar ciertas funciones motoras. Además tener daño nervioso, puedes tener debilidad muscular debido a miastenia gravis, enfermedad de Parkinson, artritis reumatoide, hernias discales e incluso un derrame cerebral.

4. Calambres o espasmos.

Cualquier tipo de daño a los nervios motores puede causar calambres musculares o espasmos frecuentes. Dado que los nervios motores están entrelazados con los músculos, incluso un daño mínimo del nervio puede provocar calambres en los músculos. Al mismo tiempo, los calambres y espasmos pueden afectar aún más los nervios, lo que puede causar más daño.

Mientras que los calambres musculares son causados ​​por el disparo continuo de múltiples nervios motores, se producen espasmos cuando uno o unos pocos nervios motores fallan. Los calambres o espasmos asociados con el daño a los nervios pueden variar en severidad de leves a intensos y extremadamente dolorosos.

5. Sudoración excesiva o menos.

El daño a los nervios que ayudan a los órganos y a la función de los sistemas de órganos puede causar una afección llamada neuropatía autonómica. Cuando los nervios autónomos se ven afectados, puede provocar problemas de transpiración.

Mientras que algunos pueden experimentar sudoración excesiva, especialmente en la parte superior del cuerpo y la cabeza, otros pueden notar menos sudoración, lo que puede evitar la regulación de la temperatura corporal durante la actividad física rigurosa.

6. Vejiga hiperactiva.

Cuando es de tener daño nervioso, tu vejiga puede volverse hiperactiva y es posible que debas ir mucho al baño. Una buena cantidad de músculos y nervios deben funcionar juntos para que la vejiga retenga la orina hasta que esté listo para vaciarla. Los mensajes nerviosos van y vienen entre el cerebro y los músculos que controlan el vaciado de la vejiga.

Cuando hay algún tipo de daño a los nervios, es posible que los músculos no puedan apretarse o relajarse en el momento adecuado. Además, los nervios dañados pueden provocarle a tu vejiga mensajes defectuosos, por lo que sientes que tienes que ir al baño con más frecuencia. Las mujeres que han dado a luz a un niño por vía vaginal o las personas que tienen diabetes también pueden tener problemas de vejiga.

7. Dolores de cabeza intensos.

Si experimenta dolores de cabeza breves y graves que se sienten como descargas eléctricas, podría ser un signo de daño a los nervios.

De hecho, es posible que sufras de algo llamado neuralgia occipital, una condición que puede ocurrir cuando un nervio en tu cuello se pellizca. Esto puede ser debido a la inflamación en uno de los 12 nervios craneales que provienen del cerebro que controlan los músculos y transmiten señales sensoriales hacia y desde la cabeza y el cuello.

En este caso, el dolor se sentirá a lo largo de la parte superior del cuello y la parte posterior de la cabeza. El dolor puede describirse como palpitante, doloroso, ardiente o agudo y punzante.

8. Pérdida de EQUILIBRIO.

Otra señal común de tener daño nervioso es la pérdida de equilibrio. No debes ignorar este signo, ya que aumentará el riesgo de caídas y lesiones. Cuando los nervios que controlan las sensaciones están dañados, puede causar una falta de coordinación entre las señales cerebrales y los movimientos corporales.

Esta falla en detectar la posición de tu cuerpo puede provocar caídas y lesiones más frecuentes. La pérdida de equilibrio también puede deberse a una enfermedad como el Parkinson, en la que las células nerviosas de tu cerebro se han dañado.

MATERIAL RECOMENDADO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *